Proveniente de los rojos fundamentos del Hares, Eder y Mario, del segundo Webscout, desafiaron al eterno Dante: cavaron con uñas y moldearon con su alma un nuevo círculo del infierno. El resultado es Tetris Hell. Juéguelo bajo su propio riesgo y nervio.

Tetris Hell es un juego que se niega a si mismo, que se confirma haciéndolo así. ¿Cuál es la puntuación que uno debe obtener en él? ¿Hay que juntar piezas? ¿Colores? ¿Es un ejercicio estético o un agente que reacomoda la forma de pensar?

He podido ver todo a través del T.H: es el nuevo Aleph y el Tarot reinterpretado.