nosoychino_1

El niño Lee Jang Sub tenía el pasatiempo de recostarse sobre su espalda con los brazos cruzados tras su cabeza, mirar ya sea el techo, las hojas de los árboles, el cielo, o lo que sea que tuviera arriba. “Es que no tenía muchos amigos” Agregó para justificar su hobbie zen. Al observar el techo, por ejemplo, lograba ver los patrones del papel tapiz, al desenfocar la mirada estos patrones se superponían creando patrones más complejos, más ricos. Estas imágenes se le quedaron para siempre y afectaron, como se puede observar, sus proyectos de interiorismo:

03_3

Lo mismo sucedía con las ramas y hojas de los árboles. Otra de sus preocupaciones siempre estaba en captar esta relación entre los objetos, la vida y la naturaleza: “Si pensamos en estas paredes o esta computadora veremos que alguna vez fueron naturaleza, que incluso todavía lo son” En una de sus instalaciones utilizó papel reciclado y lo recortó de tal forma que se pudiera enganchar, creando esta frondosidad:

El amor de Lee Jang por las instalaciones, las intervenciones, el arte público y por la necesidad de encontrarse a sí mismo lo llevó a estudiar un master en Barcelona, donde conoció a Fernando Carrera, saltillense fundador de proyectos como Inpublicxspace y El Nodo.

godo_01

Precisamente Lee Jang Sub fue invitado por este colectivo a Saltillo. A su vez, nuestros amables amigos nos plantearon realizar en conjunto un taller de publicidad de guerrilla, gratuito para sus voluntarios y los alumnos de la escuela. En una semana podremos ver los resultados del choque digital y el urbano.