si-3

Por ahí de 1977, el alto mando de Taito planeaba la idea de un nuevo videojuego de tiro. Tras varias discusiones quedaron de acuerdo en encargarle el proyecto al joven programador Toshihiro Nishikado, quien, tiempo después, les entregó una versión donde se disparaba a aviones, pero el vuelo de éstos resultaba difícil de emular. En la siguiente versión un soldado tras trincheras le disparaba a sus enemigo quienes lentamente se acercaban, pero esto les pareció sanguinario (qué tiernos). Se decidió cambiar a los humanos por alienígeninas y naves espaciales, de ese modo fue como nació Space Invaders en 1978.

¿Dinero? Space Invaders ha facturado más de 500 millones de dólares a lo largo de su historia. No contamos el dinero creado por la mercancía con dichas efigies.

¿Fenónemo social? Space Invaders está presente en todo lados: es referencia en series de televisión animadas, mercancía, cultura, street art, intervención: el artista francés Space Invaders, responsable también de un desarrollo de lo más inteligente de una serie de productos relacionados con su obra. Sus personajes, derivados de las naves invasoras del famoso videojuego de 1978 del que toma nombre son representados, en cuadrículas a modo de pixeles, en lugares de lo más diverso y en ciudades de todo el mundo, normalmente mediante la instalación de pequeños mosaicos.

Dicen algunos que, incluso, alguna escuela de comunicación creativa digital basó su nombre en el título del videojuego. Pero eso no podemos asegurarlo.

Texto, investigación diseño por Ale Benassi (@alebenassi)