Luego de un día en que pudo haber perdido la vida, a la luz de la fogata, tras eructar el resabio del bife de mamut recién comido, el primer hombre tuvo la extraña urgencia de comunicar los picos de ese día, de su vida. Como al principio no tenía un lenguaje de signos, dibujó, luego pintó. Comenzó sobre paredes y con los siglos lo fue llevando a planos horizontales; pero el homenaje al origen siempre estuvo, siempre ha estado ahí, en las paredes.

Y eso es lo primero que nos prohíben los padres, nos niegan la cavernalidad.

Y es por eso que siempre se nos queda la tentación, y en cada oportunidad de pared que se nos presenta, pintamos y luego dibujamos.

Ahora que terminó uno de los proyectos de la escuela (Sketch Or die), el cuarto donde se encerraron los 4 ilustradores -y los 21 invitados que los acompañaron en algú rato- quedó casi totalmente ilustrado. Cuando llevamos a los invitados de gira por la escuela y les mostramos el sitio mientras les platicamos la historia, se les nota un brillo en los ojos que nos ruega que le presetemos un plumón y que le cerremos la puerta.

Cuando en una de esas bonitas sesiones colectivas se estaba pensando en el desarrollo del sitio de Digital Invaders que es, en sí, un pizarrón invadido, surgió la idea de alguien: ¿Y por qué no ponemos un pizarrón digital en el sitio? Aplaudimos. Pero fue todo un lío.

Edgar Wolfito Ortíz, nos comentó: “el reto fue recrear el efecto del borrador: simular que el resto del gis fuera empolvando el pizarrón. Lo terminamos resolviendo con una serie de máscaras y sobredibujado en AS” Casi llora, pero al final se escucha satisfecho: “me gustó el efecto que puedes lograr entre el alphanoisy” del gis y el borrador, creo que más que sólo rayar, con un poco de paciencia se logran buenos efectos.”

Así bien, el pizarrón se ha convertido en una de las mayores atracciones del sitio. Es un pizarrón donde no importa lo que escribas o dibujes. No hay maestro que te regañe. No te van a diagramar algo que te enseñe. Les pedimos que mejor nos enseñen.

Los vivitantes nos comenzaron a enviar dibujos. Son muchos. Por pensamos que valía la pena crear un sitio en Tumblr donde se pudieran ir subiendo los mejores. Esperamos que así lo crean ustedes y comiencen a dibujar sobre esta pared digital y luego, cuando tengan hijos les digan: mijo, tenga los plumones, esta es su casa.