Luis Aguilar

Estaba en un festival en Guatemala cuando escuché a Ulises Valencia hablar de Digital Invaders, anhelé ser parte de ese grupo, pero sentía algo de miedo por no tener el nivel que solicitaban. Unos amigos de la agencia donde trabajaba insistieron que enviara mi portafolio, entonces abrí Word, tecleé mis datos, pegué enlaces de los trabajos y lo envié. Fueron semanas de angustia, incluso cuando me cuestionaban si me habían contestado de la escuela trataba de evadir la pregunta.

Después de unas 3 semanas llegó el bendito correo diciendo que no estaba convocado para la cuarta generación, pero si para la quinta y que tenía pocos días para arreglar los trámites migratorios.



Seguro confundieron los correos, pero muchas gracias.

Después de esto inició el proceso de pedir permiso a mis padres por ser menor para salir de Honduras, y tomar la decisión de dejar de ver a mi hija, sí, ya tenía una hija.

Ser Digital Invader era una excelente oportunidad que no podía decir NO, ya casi pasaron 2 años, y ser Invader se ha convertido en una cultura, porque marca, cambia y agrega muchas acciones en el día a día que inconscientemente se reflejan en la forma de pensar, trabajar y arriesgar más en cada proyecto que realizo. Me ayudó a ser exigente con la calidad del trabajo, a inyectarle amor, a agregar las horas necesarias y sobre todo, a trabajar en equipo.

Llegar a un lugar donde no conoces a nadie y entender que tu trabajo depende de tus compañeros en conjunto, es el mejor aprendizaje para entregar todo por un equipo y no por sobresalir. Saber que todos vamos con el mismo objetivo, que nuestro compromiso es entregar lo mejor que tenemos y la humildad para poder aprender de todos.

En Digital Invaders no dan la patada de la buena suerte, dan un empujón.

Soy de Honduras y formo parte de Citrust, un colectivo outsource encargado de fortalecer el departamento digital de las agencias de publicidad.

Luis Aguilar
Interactive Director – Citrust