Llega un momento en tu vida que pasas por un concepto de “Océano Azul”. Ese momento cuando te mueves en un entorno que dominas, donde las cosas te resultan conocidas y cómodas, sean agradables o no. Tus hábitos, tus rutinas, tus habilidades, tus conocimientos, tus actitudes y tus comportamientos, es parte de la orilla que se convierte en tu zona de confort porque es lo que conoces.

Pero existe otra zona donde enriquecer tu punto de vista, modificar tus hábitos y conocer otras culturas. Se encuentra en el horizonte donde se ve el reflejo del sol, un lugar desconocido por navegar.

Es así como emprendo un viaje a lo desconocido, dejando mi país para salir a navegar y llegar a Saltillo, Coahuila, México. Un lugar rodeado de altas montañas que la cobijan al amanecer y al atardecer. Es ahí donde un grupo de personas con gran talento de la agencia de Grupo W, crearon la escuela en la que les hubiera gustado estudiar: Digital Invaders, una escuela que busca talento multidisciplinario en todas partes del mundo: cineastas, arquitectos, filósofos, publicistas, músicos, antropólogos, fotógrafos, poetas, artistas visuales y urbanos, pintores, diseñadores, Ilustradores y demás que demuestren su talento y esfuerzo.

Una escuela donde no hay garantía de conocimientos, porque su objetivo es garantizar una experiencia de vida, basado en el ensayo y error que cambia de manera radical tu contexto, tu forma de ver las cosas.

Donde un grupo de desconocidos se vuelven tus amigos y al corto tiempo, tus maestros. Juntos potenciamos habilidades y conocimientos durante 4 meses de batalla para defender ideas y para tener las agallas de hacerlas realidad. Porque cuando se empieza a realizar los proyectos, uno se entrega por completo al equipo, olvidando los malentendidos, estrés y desveladas pues te empuja la necesidad de hacerlo cada vez mejor y como el tiempo juega en nuestra contra, trabajar en equipo con turnos para dormir, comer y bañarse es el mejor método.

Una gran experiencia de vida rodeado de una amistad única, que empieza con estrechar la mano para saludar, compartir la mesa para la comida, hablando de cosas sin sentido y terminando con las salidas nocturnas donde no falta una cerveza en la mano acompañado de sonrisas y anécdotas vividas, llenas de conocimientos.

Cuando empiezas a ser Invaders nunca dejas de serlo, por que un Invaders está encargado de hacer el cambio, inspirando, motivando y apoyando al equipo donde quiera que se encuentre. Ya somos más de 150 invadiendo por todo el mundo y vendrán más.

Félix Gómez C.
Director de arte – Spectacular Holistic Circus / Perú