11212400_10153363422425955_1853912591_n

En lo personal me gusta trabajar junto a la ventana, tener una fuente de luz solar es uno de los requisitos mínimos para desempeñarme de manera eficiente. Estoy consciente de que un espacio iluminado no es el ideal de todos, sé de algunos que prefieren trabajar en los rincones. Una vez conocí a una “copy” que prefería trabajar entre los arbustos. Si de lugares de trabajo se trata he visto de todo, creativos en la azotea, diseñadores en oscuras bodegas (así se ve mejor el monitor… dicen), músicos en el closet, etc. Lo que me queda claro es que donde trabajar es una cuestión tan personal como el trabajo mismo.

Cada agencia, despacho, estudio busca contar con las mejores condiciones posibles para su equipo en cuanto a espacio se refiere. Pero ¿que pasa con los que no cuentan con una infraestructura?. Una de mis historias favoritas de los inicios de Grupo W es cuando empezaron en la cochera de la mamá de Ulises. No me resulta complicado visualizar a los jóvenes emprendedores tratando de organizarse en un espacio improvisado e inadecuado, porque lo he visto pasar muchas veces. Mi primer empleo fue con un tipo que intentaba comenzar una agencia en el sótano de la casa de descanso de sus padres, junto a la montaña. Una vez se metió una serpiente -.-.

Actualmente existen algunas opciones para los pioneros que se deciden la actividad profesional independiente (entiéndase freelance) o comenzar un proyecto propio. Afrontémoslo, nadie empieza entre puffs de vinilo rojo y mesas de pinpong.  Los llamados “Coworking Spaces“ son una gran alternativa para los creativos que van comenzando, que no cuentan con un lugar propio o que simplemente trabajar en casa no les funciona. En la era de la colaboración un lugar como estos puede ser en más que un punto para citar a los clientes, puede llegar a convertirse en una plataforma para el desarrollo profesional y comercial.

Tal es el caso de El Almacén, proyecto de Javier Cherrera, orgullosamente invader de la generación seis. Siempre es emocionante reseñar proyectos de los egresados, nos recuerdan que el espíritu Invader sigue vivo a donde quiera que vayan. Pero en el caso particular de El Almacén siento una gran empatía. La visión de este coworking ubicado en la colonia doctores del Distrito Federal, va mucho mas lejos que proporcionar un espacio para reuniones de negocios, buen mobiliario y conexión a internet. Plantea una oportunidad de colaboración única donde todos los creativos están invitados no solo a cumplir sus metas diarias en un ambiente de cordialidad, sino a adquirir herramientas que puedan transformar su rumbo profesional.

Si bien son muchos los beneficios que ofrece El Almacén, empezando por membresías con costos accesibles. Encuentro tres que no se pueden dejar pasar y que representan un verdadero diferenciador con respecto a otros espacios similares:

Descentralización.
Vivimos en un país completamente centralizado, estamos acostumbrados a tener todo en un solo lugar, continuamente me preguntan: ¿Qué hacen en Saltillo, porque no están en DF? Imagino que en el caso de El Almacén será: ¿Porqué no están en la Condesa? Me resulta muy atractivo que no sea así, que estén abiertos a descubrir lo que otros sectores tienen para ofrecer. La industria puede estar centralizada pero el talento nunca lo estará.

Capacitación.
A la par de los servicios obvios de un espacio de coworking El Almacén ofrece una gran oportunidad para la capacitación a través de charlas y talleres de distintas naturalezas, todo relacionado al mundo creativo. Creo que cuando un espacio tiene una apertura tan clara al networking y la capacitación es inevitable que surjan proyectos interesantes, siendo sincero me entusiasma saber que clase de iniciativas se logran gestar.

Competencia.
Al menos una vez a la semana termino involucrado en alguna discusión que me obliga a reflexión sobre el espíritu competitivo propio de la industria. Todos hemos escuchado alguna historia terrible del amigo de un amigo que trabaja en una agencia donde se roban los proyectos, se sabotean y conspiran. En ese sentido los coworking son una oportunidad de sana competencia, el equilibrio entre la competencia y la colaboración se percibe de manera clara en la filosofía de El Almacén.

Pueden conocer más sobre las actividades y beneficios de El Almacén en su página de facebook o ponerse en contacto directo con Javier Cherrera por los siguientes medios:

Tel: (55) 6725 9240
Mail: contacto@elalmacen.mx
Tw: @elalmacen_mx