Este sticker envado por Pablo Adrián Islas Aldana desobedeció a sus padres y, éstos, hartos de sus chiquilladas, le enviaron una maldición gitana que le dio vida, sí, pero condenada a la furia, que se refleja en sus ojos.