imagen-1

Hace poco más de un año -mediados de noviembre- nació la idea de crear la escuela representativa de Grupo W. Si bien el trabajo formal comenzó a principios de mayo, desde finales de 2008 se comenzaron a diagramar los pilotes de un edificio del que esperamos jamás ver su penthouse.

Aún cuando se unían dos fuerzas bastante probadas: experiencia de sobra en el mundo interactive y conocimiento del proceso en el desarrollo de escuelas de creatividad publicitaria, confesamos un gran desconocimiento en la forma de enseñar tres materias tan distintas (animación, programación y diseño web) a gente con distintos perfiles.

Decidimos adjetivar “piloto” al proyecto, con el ánimo de quitarle presión a los alumnos y, principalmente, a los nóveles profesores. Por estas razones y por la duda en cuánto cobrar por el currso, decidimos no hacerlo en esta primer edición.

Ya durante el curso fuimos platicándole del proyecto a varias marcas, agencias de publicidad y empresas varias. El primer apoyo fue del sitio tudecide.com, quienes nos aportaron dos becas. Luego, nos llegó el apoyo de Armando Castilla, director del diario local Vanguardia, quien nos ofreció 12 becas, 4 para cada curso. Poco a poco más marcas, agencias (gelattina.com) se han ido sumando al proyecto de upgradear el talento comprobado.

Vanguardia abre el nuevo modelo de trabajo para la escuela: la empresa (o agencia de publicidad offline/online, o marca, o particular) aporta a la generación de talentos y nosotros, lejos de agradecerle con fanfarrias, le trabajamos como un laboratorio de ideas: todos ganamos. Esto nos confirma que el camino al que queremos acercarnos un día: que para entrar a DI sólo sea necesario el talento, no el dinero .

Gracias especiales a Esteban Sheridan, verdadero impulsor de esta idea.

Photobucket