El mayor placer que tiene un Invader es encontrarse con cabezas afines a la de él. Sin importar los choques de personalidad o las fricciones que lleguen a existir por trabajar juntos largas jornadas, normal en cualquier lugar, el resultado del encierro creativo siempre es el intercambio de experiencia que se genera entre ellos. […]