Beware: The Digital Invaders!

Rafa Merino Gila es director de arte en Grupo W. También es uno de los tres profesores de la materia Diseño Web. Su pronta timidez se desvanece cada vez que toma un micrófono o se prende el foco rojo de la cámara de video. Pero, como ya les comentaba, para qué tanta palabra cuando existe el video:

Rafael Merino // Digital Invader from AlfonsoGuerrero on Vimeo.

Algunos de los alumnos de Digital Invaders han dejado una carrera trunca por venir. Otros, trabajos remunerativos con futuros promisorios. Todos la comodidad del hogar y algunos la novia o el novio. Son jóvenes y todos tienen los gastos muy apretados.

Pero a manera de allegarse de recursos que les pueda dar una mejor vida en Saltillo y alrededores, les estamos creando talleres como el de Cecy Meade, donde diseñaron un personaje y luego lo animaron a manera de muñecos de diseñador. Mañana haremos fanzines invasores. La próxima semana, playeras. Todo esto será vendido ambulantemente, de persona a persona. Esperamos que cuando esta generación salga le herede este negocio a la generación entrante, que tendrá que hacerla crecer y, en algún momento, le pasará la estafeta a otra y así sucesivamente hasta que el sustento emanado de este talento pague todos los gastos de los futuros alumnos del futuro.

Unas fotos del taller de Cecy:

Daniel Granatta, mejor conocido como Dani Granatta, fue invitado por la amable y emprendedora gente de Café de Altura, organización que, en voz de propio Director Creativo de Grupo W, “es un evento, organizado periódicamente en Ciudad de México, cuyo propósito es el de que emprendedores relacionados con nuevas tecnologías puedan presentarse y conocerse entre sí para que sus respectivos proyectos puedan salir adelante de la forma más armónica posible.”

Pero para qué tanta palabra si tenemos el video, como repetiré en un post arriba.

Digital Invaders @ Café de Altura from Daniel Granatta on Vimeo.

06kiss2_span1

No sufran más, acá, los 11 elegidos para la primer generación de Webscout, el primer curso de Digital Invaders. El próximo martes publicaremos una pequeña reseña de ellos y un par de ejemplos de sus trabajos.

¿Qué sigue? Tienen que enviar una carta de intención a rruiz@grupow.com antes del mismo martes o uno de los suplentes tomará su lugar.

Los publicamos por orden de entrega de portafolios. Felicidades.

Enrique Carazo, de Oaxaca, Oaxaca.

Carlos Vargas, del Estado de México.

Wenceslao Negrete, del Distrito Federal.

Jean Baptiste Fraisse, de Paris, Francia.

Germán Radillo, Colima, Colima.

Rafael Carballo, Mérida Yucatán.

Edwin Garza, Saltillo, Coahuila.

Carlos Pesina, Guadalajara, Jalisco.

Narciso Arellano, Puebla, Puebla.

Alina Poulain, Distrito Federal.

Xóchitl Castaño, Saltillo, Coahuila.

comida-tuiter

Por Daniel Granatta, Profesor de Webscout.

Qué es: Un camioncito de barbacoa coreana que va por Los Ángeles y que utiliza Twitter para decirle a la gente dónde está en ese momento por si quieren ir a comprar comida.

Por qué: Un uso extraordinario de herramientas convencionales para generar beneficio a un negocio pequeño. El señor de la comida en W no necesitará nunca un sitio de los que hacemos aquí, pero se me ocurre que le podríamos poner un Twitter, para que publique ahí su menú del día en vez de venir hasta acá a escribir en la pizarra de la cocina, y que cada cual le enviara un email o un reply en Twitter de lo que va a querer ese día. Él se ahorraría un montón de gasolina y dinero y se vería muy Digital Invader.

Si quieres hacerte seguidos, aunque sea por morbo: kogibbq

img000041

¿Pero qué hacer de veras en Saltillo, en el mero Saltillo? Muchas cosas, pero si tienes hambre, suficiente dinero, pero, sobre todo, buen gusto vas a La Casa del Caballo. Cuando lo conozcan, si lo llegan a conocer, verán que esto no es un anuncio: no necesita publicidad ni la necesitará. Benditos ellos.

Comenzó como la forma más elemental de convivencia norteña, pilar de esta sociedad: una carnita asada entre amigos. “El Caballo” escogía la carne, ora un lomo de cerdo, ora un costillar, luego el que le latía. Le salían tan buenas las comidas, había tan buen ambiente que le comentaron: ¿por qué no haces un negocio de esto?

En La Casa no hay menú, tampoco hay precios. Te dan lo que te ese día se le ocurre a este genio. Y te siguen sirviendo hasta que te revienta el elástico de los pantalones o se acaba la comida. La cuenta es un estimado, siempre justo pero variable como la moneda húngara al final de la 2a Guerra Mundial.

Buen provecho.

Page 34 of 37« First...1020...3233343536...Last »

© 2013 The Digital Invaders. AVISO DE PRIVACIDAD

The Digital Invaders!